Tongue Tied -Grouplove @ Corona Capital CDMX

Take me to your best friend’s house
I loved you then and I love you now

Advertisements

Mi escena de película

El año era 1987. Yo estaba haciendo mi servicio social en la librería del gobierno del estado, en Tabasco, en la que además de libros, se vendían discos de música clásica… y uno que otro caset de música pop, y trova. El representante de ventas de una disquera había dejado un vinil con el sencillo más reciente de Daryl Hall, que era la mitad güera de la banda Hall & Oates, muy en boga en los 80s pero recién separados. La rola se llamaba “Foolish Pride” y me encantó. Cuando no estaba la directora de la librería, aprovechaba para quitar cualquier sinfonía que estuviera en ese momento en el tocadiscos y poner a Daryl Hall. Como el tocadiscos estaba conectado al sonido local, la música se escuchaba en todo el lugar. Pero siempre estaba a volumen muy bajo, y la contadora -que era la jefa cuando no estaba la directora- ni siquiera notaba el cambio.
Una de esas tardes en la que acababa de poner el disco tuve una de esas escenas de película: una chava guapísima estaba en la sección de discos. Mientras ella veía los viniles, ya sabes, pasándolos uno a uno con los dedos, se dió cuenta de que se movía al ritmo de la música, mí música, la que yo había puesto. Me le quedé observando como stalker, a lo lejos, mientras ella levantaba la cabeza hacia las bocinas del lugar, como para escuchar mejor… Tenía una sonrisa cautivadora. Pero yo era muy tímido. Lo único que alcancé a hacer fue correr a la parte de atrás de la tienda, donde estaba el tocadiscos, y subirle el volumen a la música, como para darle gusto a esta linda chica, al tiempo que regresaba a observarla.
Lo que siguió fue el típico sonido de rayón de disco de vinil y el regaño de la contadora, que me prohibió categóricamente subirle tanto a la música, y me pidió que volviera a poner música clásica.
Cuando me asomé de nuevo, la chica se había ido, y no la volví a ver, pero cada que podía, ponía de nuevo la canción de Daryl Hall, esperando que apareciera de nuevo, caminando hacia mí en cámara lenta, como en una escena de película.

NOLA

De ella recordaba la caminata por toda la ciudad para encontrar el mejor fried chicken in town, porque así es como se hacen los recuerdos y se comparten los viajes… Descubriendo la manera en que los otros ojos ven lo que está frente a ustedes, sea una zona lejana y olvidada, un panteón al atardecer, o la mejor juerga en el lugar más improbable.

Te ví de lejos

Te ví de lejos. Tus pasos pequeños y apresurados hacían parecer que bailabas al avanzar, como si estuvieras escuchando el soundtrack de un musical… Me detuve a observarte y busqué una posición en la que me pudieras ver si acaso volteabas, aunque fuera sólo un poquito. Pero no lo hiciste. Con la escalera eléctrica se fue, de manera gradual, la posibilidad de que me vieras. Y estuvo bien, porque no habría sabido qué decirte.

Te ví de lejos. Cruzabas una avenida con esquinas amorfas, lo que te hizo recorrerlas como si fuera un semicírculo. No te quería gritar porque seguro no contestarías a menos que escucharas tu nombre, y de entre todo lo que quería que escucharas, tu nombre era lo menos importante. Yo no podía ir hacia ti, así que agité mis brazos con la esperanza de que me vieras… hasta que te perdí de vista, pues nunca miraste en mi dirección. Por la hora y la cercanía a tu casa, imaginé que caminabas de regreso del trabajo.

Te ví de lejos. Esperabas en la puerta de un edificio, quizás a que te abrieran, quizás a que saliera alguien. Mirabas al piso, o el movimiento de tus pies, con cara triste. Era la primera vez que te veía desde que no quise volver a verte.

Te ví de lejos. Ibas montada en la ecobici pero te detuviste prácticamente en la puerta de mi casa… que no conocías. Yo me dirigía desde la acera opuesta a esa puerta precisamente, y mientras pensaba en cómo saludarte, me fijé en tu atuendo, que era como el que acostumbrabas 5 años atrás. Pero al acercarme descubrí que no eras tú, y nos cruzamos sin decir palabra.

I don’t want your body
But I hate to think about you with somebody else
Our love has gone cold
You’re intertwining your soul with somebody else

Somebody Else

Careful you

Oui, je t’aime
Oui, je t’aime
A demain, a la prochaine
I know it’s best to say goodbye
But I can’t seem to move away
Not to say, not to say
That you shouldn’t share the blame
There is a softness to your touch
There is a wonder to your ways