De viaje con ella

D.F.
De ella recordaba su genuina emoción al darse cuenta de que ahí todo mundo era amable con ella, a diferencia de su ciudad natal. Escuchaba los buenos días y sonreía ampliamente, le deseaban excelente tarde y correspondía. La nueva ciudad se estaba haciendo su amiga. La primera de muchas.

Holbox
De ella recordaba sus ganas de ser hombre sin dejar de ser mujer. De tener el control de la pareja en lo sentimental y lo sexual. De querer poder proponerle matrimonio al hombre que amaba con un gesto súper romántico pero eso no lo hacen las mujeres

Yucatán
De ella recordaba el momento en que probablemente haya pensado “fuck it” mientras lo tomaba de la mano y lo llevaba a la habitación, para hacer por última vez lo que por años habían hecho, a veces sí, a veces no. Afuera se escuchaban ladridos.

L.A.
De ella recordaba cosas aleatorias, que iba guardando en fotografías que nunca le haría llegar… como la de The Rock en un hotel del Downtown, o las papas con sabor especial que se rompieron en la maleta y que tomaría como señal de que lo mejor era no buscarla más.

Advertisements

NOLA

De ella recordaba la caminata por toda la ciudad para encontrar el mejor fried chicken in town, porque así es como se hacen los recuerdos y se comparten los viajes… Descubriendo la manera en que los otros ojos ven lo que está frente a ustedes, sea una zona lejana y olvidada, un panteón al atardecer, o la mejor juerga en el lugar más improbable.

El nuevo año y el primer evento

¡Feliz año nuevo! Aún es enero, así que se vale… y si no, me vale y les felicito deséandoles puras cosas buenas para el 2013.

Cada que regreso aquí a escribir algo me ataca la culpa por lo abandonado que tengo mi blog y prometo que vendré más seguido… y nomás no lo logro. ¡En el 2012 sólo vine 5 meses de los 12! Pero ahora me he ideado una manera de escribir por lo menos una vez al mes. Y es que esa es la frecuencia mínima con la que tengo algún evento o algún viaje, así que mi blog personal se convertirá, como es su naturaleza, en mi bitácora de actividades. Claro que de repente pondré música, fotos o textos absurdos como regularmente lo he hecho. Así que les contaré de mi primer evento del 2013: el CES.

El CES es el evento más importante del año -por lo menos en nuestro continente- de tecnología, gadgets, electrónica de consumo, etcétera, y es la oportunidad que tienen las marcas de mostrar sus nuevos productos, prototipos, ideas locas y mejoras a lo que ya tenían. Para muchos como yo, estar ahí es similar a lo que siente un niño en juguetería sin papás que lo limiten 😉

Este año ví pocas innovaciones, aunque más exploración en energía sustentable, pero es claro en todo caso las tendencias a lo móvil, a la omnipresencia de las pantallas, a la mejora de las mismas (ya vienen las pantallas flexibles!) y a la combinación (convergencia dicen los rebuscados) de muchas tecnologías para crear una mejor experiencia para el usuario. En resumen: gastaremos mucho en gadgets que nos mantengan siempre conectados, siempre informados y siempre pendientes de alguna pantalla. Las nuevas generaciones lo están aprendiendo así y la industria lo está haciendo posible. Este año tampoco veremos autos voladores, pero algunas otras cosas de películas o caricaturas futuristas ya están haciéndose presentes… incluyendo a Skynet, pero ese es otro tema.

Las Vegas es ese lugar que ya no sorprende pero que siempre entretiene, y este año en particular estuvo lleno de remembranzas… afortunadamente hubo tiempo para detenerme en lugares clave, a pesar de que desde el tercer día mis pies ya se querían poner en huelga.

Fuentes del Bellagio

Fuentes del Bellagio

Fue un viaje productivo en el aspecto laboral y profesional, y en el personal fue una confirmación de que alguien cuida de mí… soy un suertudo.

En Byte publiqué 3 episodios especiales con el reporte de lo que ví este año en el CES, si les interesa el tema, están disponibles para ser escuchados.

Regreso en febrero. 😛